Toda la información y Noticias sobre las Redes Sociales.

Cómo se Reproducen los Inseparables

Los Agapornis son naturalmente avecillas amorosas, que les encanta reproducirse, dichosas de darle cariño a su amo y más aún a su pareja. Un factor importante a tomar en cuenta, si se desea tener crías de Agapornis, es conocer cómo funciona el momento de la reproducción.

El amor entre las parejas de agapornis es tan fuerte que se han registrado casos de que una vez que muere la pareja, el otro muere al poco tiempo, por eso es tan fácil reproducirlos.

Conocer el proceso nos permite asistirles cuando suceda, proveyéndolos de todo lo necesario para que su reproducción sea exitosa.

Por eso, te contaremos todo lo que necesites saber sobre este mágico momento.

Qué necesitamos para la época de reproducción de Inseparables

Antes que se llegue al periodo reproductivo, debemos disponer de ciertos elementos importantes.

Asegúrate de contar con un ejemplar de cada sexo. En algunas especies es más fácil saberlo por el plumaje, pero hay otras como los Lilianae, que tanto macho como hembra son iguales.

Algunas personas se confían porque ven muy juntos a dos inseparables, pero puede suceder que sean dos machos juntos o dos hembras que solo se llevan bien. Para eso existe el sexaje por ADN o la prueba de observar los huesos de la pelvis.

Jaula amplia y limpia. Los inseparables son aves que disfrutan de tener espacio suficiente para volar, incluso estando en cautiverio, por eso hay que proporcionarles una jaula de cómo mínimo 36 cm x 36 cm x 36 cm.

La cual hay que limpiar todas las semanas para que no acumulen bacterias que los enfermen. La jaulita se ubicará en una zona tranquila donde tengan privacidad y no se expongan a ruidos que los estresen.

Un nido o más, dependiendo de la cantidad de pajaritos. Allí estarán los polluelos durante varios días, será su resguardo del frío y lo que los cuide hasta que se puedan defender por sí mismos.

Debemos darle a la hembra todo el material que requiera para su elaboración, como hojas o papel. Sus favoritas son las de palma y laurel.

Alimentos variados. Su alimentación debe constar de raciones secas, como semillas, y una ración húmeda de frutas, verduras y vegetales; para que estén fuertes y a la hembra no le suceda la retención del huevo.

Mucho calcio, podemos colocarlo directamente en el nido, o dárselos mezclado con su comida. Este le da todos los minerales necesarios para que los huevos estén bien formados, mientras fortifica pico y uñitas.

Cosas prohibidas en la reproducción de Inseparables

Mezclar loros con el anillo ocular y los que no lo tienen, porque estaríamos volviendo híbridos a los nuevos pajarillos, y estos podrían salir estériles. No se aconseja mezclar miembros de especies distintas.

La pareja formada no debe tener lazos consanguíneos, porque acarrearía malformaciones en las crías.

Que ocurra la puesta antes de que cumplan un año de edad, para que no hayan problemas llegado el momento; previniendo la retención del huevo en la hembra, e infertilidad del macho.

Cómo sucede el proceso reproductivo de los Inseparables

El cortejo lo inicia el macho mediante darle comida a la hembra, para luego comenzar con las típicas posturas de cortejo.

El macho se rasca la cabeza emitiendo un ruido similar al castañeo de los dientes y hace varios círculos. También elevará y bajará su cabeza en señal de que la quiere “pisar”.

La hembra también baja su cabeza y extiende las alas, aceptando la propuesta.

Es posible también ver la clásica posición de unir sus cabezas como señal de cariño.

Cómo saber sí ya están listos los Inseparables para reproducirse

El macho demostrará que entró en celo cuando al sostenerlo, comience a rozarse contra nuestra palma o en su jaula con cualquier cosa que encuentre. Se mostrará ansioso y girará sobre su eje.

La hembra será más agresiva, reproducirán un sonido peculiar con el pico, como un chillido e imitará la postura del avión para ser pisada. También comenzará a llevar papel, hojas o ramitas para comenzar con la construcción del nido.

Cuál es la época de celo en los Inseparables

En libertad inicia en septiembre y finaliza en mayo, pero en estado de cautividad no hay una fecha establecida.

En ese periodo se dará el cortejo y será montada la hembra. Comenzará a preparar su nido y el macho solo entrará allí para pisar a la hembra o alimentarla, pero al estar listo el nido deberá ingresar para verificar que todo esté bien.

Entre tres y diez días más tarde de ser pisada, la hembra pondrá el primer huevo; conforme pasen los días pondrá otro más o dos hasta haber puesto cuatro u ocho como máximo.

La puesta es un proceso muy desgastante, así que debemos evitar que suceda más de 3 veces en el año, porque sería dañino para la hembra.

Los polluelos romperán el cascaron entre los 2 y 25 días, dependiendo de la especie de Agapornis. Un huevo puede tardar en eclosionar hasta 24 horas, porque en ese tiempo las crías estarán absorbiendo los últimos nutrientes y minerales. No hay que desesperarse ni querer  adelantar su salida.

Sí uno tiene problemas para salir del huevo lo único que podemos hacer es colocarle unas gotas de agua para que se debilite un poco la cáscara. Aquellos que no tengan la fuerza necesaria para salir, tristemente podrían morir.

El Roseicollis tarda de 20 a 21 días en salir, igual que los Fischeri, Cana, Personata y Nigrigenis.

Los Lilianae de 21 a 22 días; mientras Pullaria un tiempo entre 23 y 24 días.

Los pajaritos Taranta tardan un poquito más, entre 24 y 25 días.

De los Swindernianus se desconoce el tiempo para eclosión, ya que no se han visto ni siquiera los huevos o nidos por la altitud en la que mantienen su hábitat, y por lo difícil que es sacarlos de allí.

Qué pasa si solo tengo un ejemplar o dos hembras en el momento de reproducción

Como muchos inseparables son imposibles de diferenciar por géneros a simple vista, puede suceder que haya confusiones.

En época reproductiva hay un fenómeno en las hembras sin pareja que se llama “huevos de celo” en los que colocan huevos que no están fecundados porque les llegó el momento sin ser pisadas.

Ese huevo jamás prosperará porque no lleva una vida dentro de él.

Cómo evitar el celo en mi Agapornis o disminuirlo

Lo mejor es sacar de la jaula todos los elementos que se usan al momento de la cría. Esos son los nidos y cualquier ramita, papel u hoja que pueda convertir en uno.

Sí hay envases que pudiera convertir en un nido también hay que retirarlos, como las hamacas para inseparables.

No hay que agarrarla mucho, si es posible retirar todo nuestro contacto físico con la hembra, y sí tienes dos hembras juntas no permitir que ninguna monte a la otra.

También hay que dejarla más tiempo a oscuras, ya sea colocando una sábana que tape la jaula o directamente moviéndola a una habitación donde podamos controlar cuanta luz recibe.

Cómo saber sí los huevos albergan crías

Solo debemos observar a contraluz, con ayuda de una linterna. Sí vemos que el huevo se ve enteramente de un color quiere decir que no hay ninguna cría dentro.

Mientras que sí la hay, veremos una zona pequeña de color rojo con unas venas diminutas dentro, lo que señala que está fecundado.

Qué hacer sí el huevo no está fecundado

Hay que dejarlo allí, porque aunque no albergue ningún lorito puede ser aprovechado para que la madre recupere los nutrientes perdidos en la puesta. Y sí lo retiramos del nido y luego deseamos volverlo a ingresar no lo aceptará.

No hay que espantarnos si continua empollándolos aunque no haya nada allí. Las hembras saben cuando un huevo está fecundado y cuando no.

Deja un comentario
es Spanish
X